La mayoría no puede ver orden en todo lo que sucede

Por Fernando Malkún

La mayoría no puede ver orden en todo lo que sucede…

No entienden cómo la pobreza, la enfermedad o la soledad puedan impulsar la evolución de nuestra consciencia. No pueden aceptar que se pueda valorar la paz experimentando el sufrimiento y la destrucción que produce la guerra. Pierden su energía vital y entran en depresión simplemente contemplando lo que sucede a su alrededor o viendo las noticias en televisión.

Otros se tornan altruistas, buscan cambiar la realidad a las malas -se vuelven guerrilleros- o a las buenas -asumen la responsabilidad económica de la familia de un alcohólico- con resultados inesperados en sus vidas.

Pocos saben para qué encarnaron, cuál es el propósito de la vida o del universo y avanzan guiados por ciegos con fanatismo religioso, su mente habitualmente en vergüenza o en culpa destructiva.
No saben que la consciencia evoluciona, se perfecciona con el discernimiento que produce la experiencia entre lo falso y lo verdadero, lo que produce caos, enfermedad, escasez y sufrimiento; o paz, armonía, salud y abundancia. Ignoran que escogieron el lugar donde nacieron, la familia de la que forman parte, el sexo que tienen y los recursos que tienen a su disposición para tener la seguridad que vivirían las circunstancias y experiencias que les producirían la comprensión y la sabiduría que vienen a buscar.

Por supuesto es mejor saber cómo y porqué todo lo que sucede siempre es perfecto, entender que si no lo veo así, es porque nos falta información. Buscarla es entonces lo más importante que puede haber en la vida, sobre todo si lo que más se desea es ser feliz…

2 comentarios en “La mayoría no puede ver orden en todo lo que sucede

Deja un comentario

X